La Circovivencia es un encuentro de malabaristas y artistas de circo aficionados y profesionales (en adelante, malabartistas) para malabartistas. Entendiéndose que son ellos quienes organizan el encuentro, diseñado de tal manera que se fomente el intercambio de conocimientos, en un ambiente distendido.

Circovivencia viene de "Circo", "convivencia" y "vivencia". Este encuentro no sólo se centra en lo referente a la temática del circo, si no que se le da mucha importancia a la participación, la cohesión grupal y, en definitiva, a la convivencia. Para algunos, el circo es su modo de vida y para otros, el poder disfrutar de una experiencia como ésta puede llegar a ser una vivencia.

Haciendo un análisis de la situación de Canarias en cuanto a agrupaciones de malabartistas se observa que apenas existe movimiento en las islas, siendo prácticamente nulo en las denominadas islas menores, a excepción de Fuerteventura. A priori resulta extraño que no se aproveche el clima del que se disfruta en las islas para practicar durante todo el año al aire libre. Sin embargo, el hecho de vivir en una isla impide asistir a eventos de otras islas, aunque realmente estén a pocos kilómetros; el relieve y la escasez de transporte público dificultan mucho el desplazamiento; y no hay que olvidar que en Canarias, un trayecto de 30 minutos en coche se considera una gran travesía. Si todo esto lo unimos con que cada año los encuentros y eventos de circo tenían menos asistencia, se consideró conveniente diseñar un nuevo formato de encuentro, en el cual destacan las características de gratuito y altruista.

Rasgos que caracterizan una Circovivencia:

- Al menos se debe pasar una noche y dos días.
- Gratuito: el acceso, los talleres, las galas y el alojamiento.
- Altruista: No deben obtener beneficio económico los organizadores, colaboradores, profesores o artistas.
- Recinto: cerrado para facilitar la convivencia y mejorar la seguridad.*
- El recinto debe contar con baños y duchas.
- Las infraestructuras tienen que ser seguras.
- Entrada libre a los talleres y galas.
- Consentimiento vecinal.
- Nunca se repetirá el mismo barrio.
- En ediciones consecutivas no se repetirá el mismo municipio.
- Se puede repetir isla en ediciones consecutivas.
- Malabarias formará parte de la organización.

* No se descarta una acampada, pero se corre el riesgo que los participantes se dispersen y no se cumpla el objetivo de la convivencia. Habría que analizar bien las características del lugar.

Con estos puntos se pretende que los participantes den los talleres porque quieren que los demás aprendan; que los artistas muestren sus espectáculos a los compañeros para que les puedan hacer sugerencias y que el recién iniciado comparta el mismo espacio con el profesional.

Por otro lado, sería estupendo que con cada encuentro se plantease un objetivo social a conseguir.

¿Te gusta la Circovivencia? ¿Quieres venir a la próxima? ¿Conoces un lugar adecuado donde organizarla? ¡Contacta!